fbpx

Cómo entender el comportamiento propio y ajeno

¿Te pasa que a veces no entendés el comportamiento del otre, o por qué alguien tuvo determinada conducta con vos ni cómo deberías reaccionar?

¿Qué nos pasa cuando queremos explicar nuestro propio comportamiento? Somos tan buenos para analizar a les otres, pero cuando se trata de nosotros, a veces nos quedamos sin palabras. Y le echamos la culpa al otre.

El ser humano es un animal social. Vive en sociedad y se relaciona con otros seres humanos. Es decir, vivimos en interacción.

La psicología social lleva estudiando estas interacciones desde hace más de 100 años. Son las mismas preguntas de una tradición filosófica que acompaña al ser humano desde hace milenios.

Está más que comprobado que las personas razonamos de modo distinto cuando estamos en soledad que cuando estamos en interacción.

Te doy un ejemplo.

Mi amiga Ju se había estado quedando en la casa de su chonguex, pero empezaron a tener problemas, así que se fue. Los problemas eran los clásicos. Él no le daba bola cuando llegaba. Ella quería charlar, tener un momento de calidad mientras tomaban unos mates, pero él se tiraba horas con el celular.

Además, ella creía que él nunca había querido una relación seria con ella, que él tampoco nunca quería hacer cosas con ella y que era muy individualista.

Él creía que ella quería un tipo de relación distinta a la que él quería y podía dar. Aunque en realidad yo conozco más la versión de ella. 😋 Pero no importa, el objetivo de este caso de análisis es reconocer los comportamientos de cada uno y diferenciarlos de los sesgos cognitivos.

Comportamiento y errores en el pensamiento

Los sesgos cognitivos son errores en el pensamiento que repetimos todas las personas una y otra vez cuando estamos en interacción.

Se diferencian de las limitaciones estructurales de la mente en la atención, percepción o memoria.

Como también sirven para explicar el comportamiento, las voy a contar muy brevemente.

Tenemos 3 limitaciones a la percepción:

  1. Existe un umbral perceptual. Es decir, un límite a lo que podemos percibir. No podemos captar toda la información del medio ambiente ya que percibimos un campo demasiado estrecho. Quisiéramos percibir mucho más porque sabemos que hay infinidad de estímulos que caen fuera del umbral. Nos damos cuenta y de hecho, en muchas personas, el deseo de saber más, o de superarse a sí mismos, aparece asociado a vencer este límite.
  2. Además, la mente es selectiva. De modo inconsciente selecciona los estímulos que aparecerán en nuestra consciencia, de acuerdo a lo que parecería ser prioritario en ese momento.
  3. Por último, la mente niega y se defiende de aquellas cosas que pareciera que no convienen. Como los fumadores que ni ven el cartelito que dice que el cáncer mata.

Además existen limitaciones a lo que recordamos.

Limitaciones mnémicas:

Son las limitaciones de la memoria que todas las personas tenemos porque no somos máquinas. 😋

  1. Una limitación mnémica tiene que ver con el espacio en nuestra memoria de trabajo, es decir, aquello a lo que le podemos prestar atención. Entran entre 5 y 9 ítems de información. Generalmente, 7 ítems. Lo cual es bastante poquito. Si estamos con la cabeza en muchas cosas, nos va a costar concentrarnos en otra porque no nos da la capacidad.
  2. Otra limitación estructural tiene que ver con los olvidos. es decir, la ineficacia estructural de los procesos de recuperación de recuerdos. Cuando te olvidás de algo, a veces sabés que la información está ahí en algún lado de tu cabeza, pero no lográs tener acceso. Otras veces, sabemos que tienen que haber pasado cosas (por ejemplo entre los 10 y los 14 años, pero igual tenemos pocos recuerdos de esa época.
  3. Y la tercer limitación es que cierta información se degrada simplemente porque algunas huellas mnémicas se van apagando, cuando no las usamos.

Por último, hay limitaciones en el razonamiento, dado que los humanos no seguimos las leyes del buen pensar. Damos saltos inferenciales en el vacío.

Limitaciones del pensamiento

La psicología estudia desde hace un siglo las estrategias de resolución de problemas de los humanos. Viene desde la parte más vieja de la psicología, la que estudia la inteligencia. ¿En dónde? En el laboratorio. O también en escuelas y jardines se hacen muchas investigaciones de este tipo.

Lo que se busca en esas investigaciones es que la persona resuelva un problema en un ambiente libre de distracciones. Como cuando hacés una prueba en cualquier materia. Te concentrás específicamente en eso. Y buscás resolver la dificultad de la mejor manera.

Sin embargo, en la vida diaria, cuando interactuamos con alguien, un familiar, un vínculo, nuestra mente funciona con racionalidad limitada.

Nuestra mente funciona con racionalidad limitada.

Herbert Simon, estudió la toma de decisiones.

A ver, la diferencia la reconocemos casi todes. Cuando estamos tranqui, hablando de la vida, somos una persona. Pero cuando estamos en caliente, decimos o hacemos cualquier cosa.

Nuestro comportamiento cambia cuando nos dejamos guiar por razonamientos o por nuestras emociones.

Pero hay algo más.

¿Qué pasa cuando discutimos?

El sociocognitivismo viene trayendo una enorme cantidad de estudios acerca de las tendencias en el razonamiento del ser humano en interacción, dado que esta disciplina que forma parte de las ciencias psicológicas, estudia la cognición social.

Es decir, al sujeto puesto en situación. Por ejemplo, en un debate entre dos personas.

Cuando estudiamos al ser humano en interacción, estudiamos los diálogos que se producen, el lenguaje corporal, la toma de decisiones, los argumentos y la intencionalidad.

Luego podemos preguntar o reconocer los razonamientos deductivos e inductivos de la persona observada y averiguar la razón por la cual hacemos lo que hacemos.

Cómo interpretar un  comportamiento
Le preguntaron al Participante 1 que explique su comportamiento y el comportamiento del participante 2. El observador tenía que explicar la conducta del 1 nada más, porque el 2 era un ayudante de la investigación cuyo objetivo era generar discordia.

Lo que encontraron les científiques es que el comportamiento se explica de esta manera:

La culpa es mía o la culpa es del otre.

Para explicar los comportamientos propios y ajenos, las personas atribuimos:

  1. Causalidad interna o disposición: cómo es uno/el otre. Mi carácter, el de mi ex o el de mis amigas. Su forma de ser. La personalidad que tiene cada una. La causa está en cómo son.
  2. Causalidad externa o situacional: un estímulo, la situación, etc. Vos me dijiste tal cosa. Yo pensé tal otra porque la situación se dio así. Me miraste de tal manera. O tardaste mucho en hacer algo. Lo que sea que pasó es la causa de otra cosa.

Cuál es la forma correcta de explicar un comportamiento

Interpretar un comportamiento propio o ajeno debe hacerse sin atajos ni saltos en el vacío y sobre todo sin rigidez.

Es importante asignarle el mismo valor a las causas internas que a las externas. Lo que las personas solemos hacer es sobrestimar una causa sobre la otra.

Cuando explicamos el propio comportamiento, tendemos a sobrestimar las causas externas. Interpretamos nuestra conducta en base a lo que nos hace el otro, la economía o el universo.

Mientras que cuando explicamos la conducta ajena lo hacemos sobrestimando su disposición, es decir, la causa interna.

Pablo me dejó porque es evitativo, fóbico, narcisista y capaz medio psicópata aunque nunca me hizo nada.

Facu era re agresivo. Mati era raro, nunca entendías qué se le pasaba por la cabeza. La Maga es orgullosa o terca. Es decir, tienen determinada disposición.

Pero bueno, cuando se trata de mí es que me equivoqué, entendí mal la situación, pensé que tal cosa o vos me dijiste, me enojé porque me dijiste tal cosa. Sobrestimo las causas externas. Y subestimo lo disposicional porque reconozco la complejidad de factores causales.

En el día a día, la mayoría de las veces que reaccionamos de algún modo, lo hacemos sin contar con suficiente información fidedigna. Y más que esforzarnos por razonar de modo correcto, pareciera que nos esforzamos más por argumentar a favor de la decisión que tomamos. Aunque en el momento ni nos hayamos parado a pensar porqué hicimos tal cosa.

Entonces, cómo entender un comportamiento

En terapia cognitivo conductual trabajamos todo el tiempo analizando comportamientos propios y ajenos y lo hacemos mediante el diálogo socrático.

Este tipo de diálogo, también llamado Mayéutica, está formado por preguntas que inducen determinada respuesta, para poner en contradicción lo conocido. El objetivo es obtener un conocimiento nuevo mediante un proceso dialéctico.

Esto lo podés hacer vos misme. Volvamos al ejemplo de mi amiga.

Lo que hacemos es tomar sus ideas como hipótesis. Entonces necesitamos contrastarlas. Es decir, ser capaces de confirmarlas o refutarlas. Estamos en el terreno de los argumentos, pero nos vamos a dirigir hacia los razonamientos. Es decir, vamos a buscar evidencias.

  1. Primero vamos a descartar distorsiones cognitivas como Atención selectiva, Pensamiento polarizado y Sobregeneralización. Nadie, nada y nunca, se van. Se analiza de a un comportamiento.
  2. Luego buscamos generar disonancia cognitiva, es decir, poner en duda lo que estamos sosteniendo. En el ejemplo, esta idea de que él no le daba bola cuando llegaba, ¿puede tener que ver con que ella estaba de mal humor cuándo él llegaba? Capaz por haber estado aburrida todo el día en la casa mientras que él salía a trabajar. Ella se ponía mal de que él quería estar con el celular un rato, pero también es cierto que ella las redes las tenía super al día, mientras que él había estado trabajando. Y todes sabemos la ansiedad que da dejar de lado al celu.
  3. Por último tomamos en cuenta el tema de los sesgos. En el ejemplo de mi amiga se puede ver que usa los comportamientos para explicar cómo es él. Es decir, arma hipótesis más elaboradas, como que él no quiere una relación, ni quiere hacer cosas con ella.

Para concluir

Es importante cuestionar, cuestionar lo que vemos, lo que oímos y lo que creemos que vemos y oímos.

Sé que a veces es difícil entender determinados comportamientos. Peor aún cuando la duda es personal. Así que si te copa, podés contarme una situación en comentarios y la analizamos juntes.

betu larrosa

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: