fbpx

Soltar, perdonar y dejar ir…

¿Te está costando soltar una situación que te hizo daño?

Si quieres aprender a soltar aquello que te lastima, sigue leyendo y te cuento en profundidad cómo repensar el tema para que puedas dejar ir el dolor e incluso agradecer lo aprendido, dejando de sentir el malestar como si no hubiese pasado ni un día.

Lo más importante

  • Si quieres soltar una situación, te puedes beneficiar de todas estas herramientas que te permiten pensar el tema de distintas maneras. 
  • También te acerco información acerca de lo que debes evitar cuando quieres soltar una situación para evitar eternizar tu dolor.
  • Finalmente te brindo herramientas para liberarte de aquellos pensamientos que te quitan la paz. 

Qué significa soltar

La idea de soltar es sencilla de entender, pero difícil de aplicar. Para eso, podemos pensar el tema de dos maneras: 

Soltar por mí y para mí

En este caso, sueltas por ti y para ti. Soltar significa soltar la amargura, la hostilidad, la molestia o el enojo, es decir, te limitas de actuar por resentimiento. Y eso no significa que vayas a olvidar. 

Olvidar no tiene nada que ver con soltar ni con perdonar. Perdonar es una decisión consciente, pero a veces queda un dolor emocional enquistado que no sabemos cómo soltar. Si uno está enojado, no se puede perdonar. Hay que hacer un duelo para sanar ese dolor y, como todo duelo, lleva tiempo. Si cuando tocas la herida, ya no te duele, ahí sanaste. Así soltaste. Una vez que soltaste puedes elegir volver o alejarte de aquello que te hizo daño. 

Soltar a partir de entender al otro

Soltar también surge a partir de entender desde dónde está actuando el otro. Es decir, conectar con que el otro, aunque esté actuando equivocadamente, desde su lugar, cree que está haciendo lo correcto, o lo único que puede hacer.

Soltar es saber que nosotros no tenemos la verdad absoluta ni tampoco el otro la tiene. 

Primeros pasos

Lo primero que tenemos que hacer para tomar consciencia de la situación, es valorar si el suceso estresante es positivo, neutro o negativo.

Luego, observamos las posibles consecuencias de la situación, tanto en el presente, es decir, las consecuencias actuales, como en el futuro, el nivel de desafío que supone.

A veces tapamos tanto pero tanto un conflicto, que no reconocemos que ese es el generador de nuestras emociones negativas. Cuando dejamos que salgan a la luz todos esos dolores que tapamos, estamos un paso más cerca de sanar.

Porque no se puede perdonar lo que se esconde. No podemos perdonar aquello que ni siquiera admitimos que sentimos.

Lo que debemos evitar cuando queremos soltar

Si de verdad quieres liberarte de toda esa amargura acumulada, primero tienes que aceptar que eres tú quien está sintiendo esto. Y que lo que sientes tiene que ver con algo que pasó y que te generó frustración. 

Si te cuesta soltar un tema quiere decir que hubo un episodio que te dejó ligado. Hay algo que te está doliendo y por eso tienes que volver a ello, porque, si no, el dolor te impide avanzar, te molesta e interrumpe hasta que lo terminas de resolver.

Para soltar, perdónate a ti mismo

A veces te cuesta soltar un tema porque de lo que se trata es de perdonarte a ti mismo. Incluso por cualquier cosa que haces «mal». 

¿Te pasa que a veces tomas decisiones y te preguntas una y otra vez si será la correcta o si te habrás equivocado y te has comportado de modo incorrecto?

Si, de un segundo a otro, pasas de tener plena conciencia de haber decidido lo mejor, a sentirte juzgado e incluso injusto con otra persona, no terminas de soltar porque no puedes perdonarte.

Peor aún, cuando colocas a la otra persona «más arriba», como si fuera una persona a la que le debes cierto reconocimiento. 

Si te pasa que en ocasiones piensas que podrías haber actuado diferente, esperado más, entendido más, se trata de tu conciencia moral, tu Pepe Grillo, es decir, tu crítica interna.

De esta manera, no terminas de perdonarte, porque te olvidas de cómo actuó la otra persona, si hubo algo que no te gustó o si te hizo mal, pero a ti te exiges más y nunca dejas pasar nada. Tu vara siempre está más alta. Permítete equivocarte, permítete defenderte. Y permítele al otro hacer lo mismo.

El perdón es liberador para quien perdona

Por otro lado, tampoco funciona perdonar incondicionalmente, es decir, sin hacer el trabajo de procesar la situación correctamente. Y para eso muchas veces debes ser capaz de deconstruir la situación, desarmarla para entenderla.

Hay gente que no sabe reconocer sus errores ni sus dificultades. Creen que hacen todo perfecto. Por eso, si pones como condición para perdonar, el que la otra persona se haga responsable de su parte, te estás olvidando de la parte más importante: el perdón es liberador para quien perdona. No es liberador para la persona perdonada. 

En el caso contrario, se termina convirtiendo en una dinámica de poder que consolida aún más la amargura, el dolor y el resentimiento. 

No puedes soltar si te sientes superior al otro, ni tampoco si crees que vas a obtener algo a cambio. Decidir perdonar a alguien no te da derecho a nada, más que a la liberación que conlleva. Y esa liberación es personal. Te la otorgas a ti. 

Que el perdón sea liberador implica que hasta que no logras perdonar, eres esclavo de la situación. 

Sin embargo, es muy difícil perdonar a otros, si no podemos perdonarnos a nosotros mismos. Ya sea por ser copartícipes de la situación, por culparnos, o por sentirnos injustos. De hecho, no hay nadie afuera a quien perdonar. El único perdón que importa es el que te haces a ti mismo.

¿Qué te pareció esté artículo?

Comparte tus comentarios, qué te pareció el artículo y si te quedaron dudas. A veces parece un tema difícil de sintetizar porque cada situación es única. Pero sos bienvenido a comentar tu caso para que lo pensemos juntos. 

Y si necesitas ayuda para procesar un tema en especial, pero no te animas a publicarlo en comentarios, puedes hablarme en Instagram o contactarme por privado.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Verificado por MonsterInsights