fbpx

Un método para DECONSTRUIR ideas

Hoy en día se habla mucho sobre deconstruir ideas pero no sé sabe muy bien qué significa.

Y no ayuda el hecho de que la deconstrucción sea un término que inventó Jack Derridá. Alrededor del cual formó un movimiento.

Por que, además, el lenguaje se entiende de modo distinto hoy en día.

En el medio hubo autores como Saussure, que estableció una relación entre significado y significante que cambió un poco todo.

Ni hablar de la unión que hizo Freud entre la clínica médica y la filosofía poniendo en primer plano a la mente. Que en ese momento se llamaba distinto. Se le decía inconsciente.

Ahora, el concepto de deconstruir tiene un nuevo significado que se lo dio el vox populi. Es casi un lunfardo.

Cuando la gente habla de deconstrucción, habla de desarmar ideas instaladas en nuestra infancia que nos llevan a comportamientos repetitivos, concepciones erróneas o prejuicios y expectativas.

Deconstruir pensamientos

Cuando hablamos de ideas a deconstruir estamos hablando de pensamientos.

Es decir que la deconstrucción, es un método para analizar pensamientos y encontrar falsedades o falacias.

Deconstruir ideas implica

En principio, deconstruir implica correr el foco de:

  • Emociones
  • Situaciones
  • Y conductas

¿Dónde ponemos el foco de atención? El foco se pone en los pensamientos que forman la estructura de discurso.

Es decir, que el objetivo es evidenciar:

  • Ambigüedades
  • Fallas
  • Debilidades del discurso
  • Y contradicciones

Esto implica reconocer que frente a una situación surgen pensamientos que tienen una base de creencias. Estas creencias son la estructura de tu discurso.

Estas creencias se establecen en los primeros años de vida, alrededor de los 6 años o en el comienzo de la adolescencia.

Las creencias pueden ser inferidas a partir de los pensamientos que llegan a tu consciencia. Es decir los pensamientos que tenés.

Para poder deconstruir ideas, tenés que aprender a reconocer tus pensamientos.

Para esto, un modelo que te ayuda a analizar tus pensamientos es el de la Terapia cognitivo conductual.

La Terapia Cognitivo Conductual recomienda llevar un registro de pensamientos.

Sobre todo, es importante empezar a reconocer los pensamientos automáticos que surgen y que indican distorsiones cognitivas.

Si querés leer sobre las Distorsiones Cognitivas más comunes, podés leer este artículo.

deconstruir ideas
Cómo deconstruir ideas

¿Qué lográs con este proceso?

Como consecuencia de deconstruir tus ideas, vas a descubrir el proceso por el cual se han ido construyendo las estructuras que componen tu discurso.

Vamos con un ejemplo:

Roles en relaciones

En nuestras relaciones más cercanas solemos cumplir roles. Esto tiene que ver con que desarrollamos hábitos. Algunas cosas nos gustan y otras las hacemos rutinariamente sin cuestionárnoslo.

Uno puede ser utilitario o el que no sabe hacer, el que enfrenta o el que evita, el que propone o el que sigue, etcétera.

La idea es proponer algunas preguntas que te sirvan para deconstruir el rol que cumplís en tus relaciones o vínculos afectivos más cercanos.

  • ¿Cuál es tu rol en esta relación?
  • ¿Qué lugar ocupa ese rol en tu relación?
  • Entonces, ¿Qué sentís que va a faltar si dejás de cumplir el rol asignado?
  • ¿Reconocés bien tu rol asignado?
  • ¿Podés armar o describir su estructura?
  • ¿Sos el que ordena? ¿El que provee? ¿Sos el que maneja las finanzas?

Tal vez alguien te haya mencionado algo acerca de que ocupás determinado rol. Poné esas ideas en consideración.

Capaz hay miedos que sostienen esa estructura.

Para desarmarlos podés empezar a cuestionarte tus temores. Así, si pensás en qué temés que suceda si cambiás tu forma de ser, capaz te das cuenta que tenés creencias poco realistas.

Otra buena pregunta es ¿Qué te parece que es lo peor que podría pasar si dejás de asumir tu rol?

Pensamientos alternativos

Ahora, pensemos en ideas alternativas.

¿Se podría pensar el rol desde otra perspectiva?

¿Hay situaciones ejemplares que podrían pensarse de un modo distinto?

Elegí una situación y enfócate en pensarla, analizarla siguiendo este método.

Tratá de establecer la estructura de la situación puntual, reconocé los pensamientos que se te aparecen. Y andá desmenuzándola en sus partes.

Y finalmente, enfocate en qué hace cada una de las partes y sobre todo, qué pensamientos se te ocurren a vos frente a cada situación.

betu larrosa

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: